5 formas en que el cannabidiol (CBD) puede estimular su cerebro

Su cuerpo tiene un sistema de señalización neuromoduladora conocido como el sistema endocannabinoide (ECS). En las últimas décadas, la ciencia ha descubierto que el ECS está involucrado en varias afecciones de salud corporal y mental. Debido a esto, el ECS es actualmente objeto de mucha investigación.

La planta de cannabis sativa tiene químicos naturales que imitan los mensajeros endocannabinoides en su cuerpo. Los estudios preclínicos y clínicos sugieren que estas sustancias pueden resultar útiles para tratar el dolor, las enfermedades y muchas afecciones de salud mental.

Su sistema endocannabinoide
El ECS desempeña papeles importantes en el desarrollo del sistema nervioso central, la plasticidad sináptica y la respuesta de su cuerpo a las agresiones internas y ambientales. Hay tres partes principales:

  • Endocannabinoides
  • Receptores en el sistema nervioso y alrededor de su cuerpo con los que se unen los endocannabinoides y los cannabinoides
  • Enzimas que ayudan a descomponer los endocannabinoides y cannabinoides

El artículo, Introducción al sistema endocannabinoide, explica su función de esta manera:

Los endocannabinoides y sus receptores se encuentran en todo el cuerpo: en el cerebro, los órganos, los tejidos conectivos, las glándulas y las células inmunes. En cada tejido, el sistema cannabinoide realiza diferentes tareas, pero el objetivo es siempre el mismo: la homeostasis, el mantenimiento de un entorno interno estable a pesar de las fluctuaciones en el entorno externo.

Los endocannabinoides y los cannabinoides también se encuentran en la intersección de los diversos sistemas del cuerpo, lo que permite la comunicación y la coordinación entre diferentes tipos de células. En el sitio de una lesión, por ejemplo, se puede encontrar que los cannabinoides disminuyen la liberación de activadores y sensibilizadores del tejido lesionado, estabilizan las células nerviosas para evitar la activación excesiva y calman las células inmunes cercanas para evitar la liberación de sustancias proinflamatorias. Tres mecanismos de acción diferentes en tres tipos de células diferentes para un solo propósito: minimizar el dolor y el daño causado por la lesión.

El sistema endocannabinoide, con sus acciones complejas en nuestro sistema inmune, sistema nervioso y todos los órganos del cuerpo, es literalmente un puente entre el cuerpo y la mente. Al comprender este sistema, comenzamos a ver un mecanismo que explica cómo los estados de conciencia pueden promover la salud o la enfermedad.

Además de regular nuestra homeostasis interna y celular, los cannabinoides influyen en la relación de una persona con el entorno externo. Socialmente, la administración de cannabinoides altera claramente el comportamiento humano, a menudo promueve el intercambio, el humor y la creatividad. Al mediar en la neurogénesis, la plasticidad neuronal y el aprendizaje, los cannabinoides pueden influir directamente en la mentalidad abierta y la capacidad de una persona para ir más allá de los patrones limitantes de pensamiento y comportamiento de situaciones pasadas. Reformatear estos viejos patrones es una parte esencial de la salud en nuestro entorno que cambia rápidamente ”.

Se han aislado al menos 60 moléculas biológicamente activas de la planta de Cannabis sativa. El cannabidiol (CBD) es uno de los dos cannabinoides principales que se encuentran en la planta. Probablemente hayas oído hablar del otro, el tetrahidrocannabinol (THC). Eso es lo que produce el "alto" asociado con la marihuana.

Su cerebro tiene receptores de proteínas por todas partes que responden a los endocannabinoides. Cuando una persona ingiere cannabis, los cannabinoides de la planta se unen a estos receptores. Es similar a una llave que encaja en una cerradura. Exactamente qué receptores están afectados y qué partes del cerebro se involucran, varían para cada individuo dependiendo de su composición genética, historial de consumo de drogas y expectativas sobre la experiencia (el efecto placebo).

Según la investigación, el CBD interactúa con el cerebro de numerosas maneras beneficiosas:

1. El CBD reduce la inflamación
Si bien la inflamación en sí misma es necesaria para su supervivencia, una respuesta inflamatoria hiperactiva no es buena. La neuroinflamación juega un papel en muchas afecciones neurológicas. La investigación ha relacionado la inflamación con una variedad de problemas, desde depresión, ansiedad, enfermedad de Alzheimer y problemas de memoria hasta derrames cerebrales y epilepsia. Existe alguna evidencia que sugiere que la inflamación también puede desempeñar un papel en la fatiga y la niebla cerebral.

Los estudios preliminares sugieren que el CBD ralentiza la respuesta inflamatoria hiperactiva del cuerpo. En un estudio en ratones, el CBD incluso redujo la neuroinflamación después de un derrame cerebral. Al reducir la inflamación en el cerebro, el CBD puede ayudar a aliviar los síntomas de muchas afecciones neurológicas.

2. El CBD promueve las células cerebrales sanas
Es común experimentar cierto grado de memoria o dificultades de aprendizaje con la edad. Para algunos, este deterioro cognitivo es afortunadamente mínimo o lento. Para otros, desafortunadamente, es mucho más dramático. Actualmente, 50 millones de personas viven con demencia en todo el mundo, y se prevé que ese número se triplique para 2050. Mantener su cerebro saludable a medida que envejece es primordial.

Si bien el deterioro cognitivo relacionado con la edad se debe a muchos factores que van desde la genética hasta los hábitos de estilo de vida, también se debe en parte a una disminución de la neuroplasticidad y la neurogénesis en un cerebro que envejece. La neuroplasticidad es la capacidad de su cerebro para cambiar y reorganizarse y es el proceso a través del cual tiene lugar toda la memoria y el aprendizaje. La neurogénesis es el nacimiento de nuevas células cerebrales.

En el mismo estudio que determinó que el CBD aumentó la neuroinflamación inducida por accidente cerebrovascular en ratones, el CBD aumentó la neurogénesis y la neuroplasticidad.

3. El CBD protege contra el daño oxidativo
Proteger su cerebro del daño oxidativo causado por los radicales libres es un factor importante para reducir el deterioro relacionado con la edad. Los radicales libres son una consecuencia natural de la vida. Cada vez que comes, respiras y duermes, estás formando radicales libres. La exposición excesiva al estrés, la contaminación o una dieta pobre, así como muchas otras cosas, pueden aumentar su producción. Los antioxidantes detienen el daño de los radicales libres.

El CBD posee poderosas habilidades antioxidantes. De hecho, la capacidad antioxidante neuroprotectora del CBD puede ser comparable a la de las vitaminas C y E.

4. CBD interactúa con neurotransmisores
Los neurotransmisores son los mensajeros químicos que usan las células cerebrales para comunicarse. Son las sustancias químicas del cerebro que transmiten señales entre las células nerviosas para mover información por todo el cerebro y el cuerpo. El cerebro usa neurotransmisores para decirle al corazón que lata, que los pulmones respiren y que el estómago digiera. Los neurotransmisores también afectan su estado de ánimo, sueño, concentración y pueden causar síntomas adversos cuando están fuera de balance. El estrés, la mala alimentación, las neurotoxinas, la predisposición genética y ciertos productos farmacéuticos pueden hacer que los niveles de neurotransmisores estén fuera del rango óptimo.

En estudios con animales, el CBD aumentó los niveles de los neurotransmisores serotonina y glutamato en ratones deprimidos. La corteza prefrontal de su cerebro, que controla principalmente su personalidad, funcionamiento ejecutivo y estado de ánimo, depende en gran medida de la serotonina. El glutamato es un potente neurotransmisor excitador que es liberado por las células nerviosas del cerebro. Desempeña un papel importante en el aprendizaje y la memoria.

5. El CBD es un anticonvulsivo
El beneficio más respaldado por la investigación del CBD es para las personas con epilepsia, una afección neurológica caracterizada por convulsiones frecuentes. En ensayos clínicos en humanos, el CBD ha demostrado ser efectivo para reducir las convulsiones. Internet está lleno de relatos de primera mano sobre cómo el CBD ha ayudado o eliminado dramáticamente las incautaciones.

Los científicos aún no han descubierto la mecánica de exactamente cómo ayuda. Algunos investigadores sugieren que tiene algo que ver con la forma en que el CBD interactúa con el sistema endocannabinoide. En estudios con animales, se descubrió que el CBD antagoniza los receptores CB1 en el ECS, lo que puede reducir la frecuencia de las convulsiones.

El CBD puede ser un suplemento para la salud neurológica
El CBD puede ser el suplemento de más rápido crecimiento en los Estados Unidos, con gran parte de esta popularidad debido a sus efectos neurológicos beneficiosos. Personas de todo el mundo están usando CBD para ayudar con ansiedad, depresión, migrañas, niebla cerebral y más. A medida que aumenta su popularidad, los informes anecdóticos continúan inundando Internet y la investigación está en curso.

Necesitamos más ensayos clínicos en humanos para confirmar los efectos neurológicos del CBD. Si bien los estudios preliminares y los informes anecdóticos son alentadores, el impacto exacto que el CBD tendrá en las personas con diferentes condiciones varía según el individuo. El artículo de Harvard, Cannabidiol (CBD): lo que sabemos y lo que no, dice esto:

Algunos fabricantes de CBD han estado bajo el escrutinio del gobierno por reclamos salvajes e indefendibles, de modo que el CBD es una panacea para el cáncer, que no lo es. Necesitamos más investigación, pero el CBD puede ser una opción para controlar la ansiedad, el insomnio y el dolor crónico ".