Aceite de CBD para la artritis reumatoide

El CBD se ha convertido fácilmente en una de las formas más populares de analgésicos naturales. Conocido por sus propiedades antiinflamatorias, el CBD se puede usar para tratar ambos casos de dolor leve y temporal y más casos de dolor crónico.

Como resultado, el uso de aceite de CBD para la artritis reumatoide ha demostrado ser una forma efectiva de tratamiento para muchas personas. Si bien muchas personas con artritis reumatoide pueden haber considerado dirigirse a su tienda local de alimentos saludables y probar el CBD por sí mismas, la mayoría de las personas no conocen la ciencia exacta detrás de por qué funciona el aceite de CBD para la artritis.

Entonces, ¿es el CBD en realidad una forma válida de tratamiento, o es simplemente un suplemento natural sobrevalorado que muchas personas confían en sus esperanzas? Echemos un vistazo más de cerca a lo que es la artritis reumatoide y lo que dicen los científicos sobre el uso de CBD como método de tratamiento.

¿Qué es la artritis reumatoide?

La artritis reumatoide, a veces también conocida como AR, es una afección crónica que hace que las articulaciones se vuelvan dolorosas, rígidas y, a veces, hinchadas. La mayoría de los médicos también lo consideran una enfermedad autoinmune que ocurre principalmente en los ancianos. Las áreas más comunes del cuerpo afectadas son las manos, las muñecas y los pies, aunque es posible que cualquier parte del cuerpo se vea afectada.


En la mayoría de los casos, la artritis reumatoide ocurre en los brotes, lo que hace que las personas tengan períodos en los que el dolor se siente peor y otras veces casi imperceptible. Es común que ocurran brotes sin previo aviso y aparentemente sin motivo. Por esa razón, muchas personas encuentran que puede ser increíblemente frustrante vivir con ellas.

Muchas personas encuentran que este tratamiento es mucho más exitoso durante las etapas iniciales de la enfermedad. En consecuencia, el diagnóstico temprano es esencial en casos de artritis reumatoide. Del mismo modo, un tratamiento exitoso puede reducir la tasa de brotes a la vez que minimiza el riesgo de daños a largo plazo.

Echemos un vistazo a los primeros signos más comunes de artritis reumatoide y los posibles factores de riesgo que podrían aumentar drásticamente sus posibilidades de desarrollar la enfermedad.

¿Cuáles son los primeros signos de artritis reumatoide?

Fatiga

Es extremadamente común, y de hecho esperado, que quienes sufren de artritis reumatoide experimenten agotamiento físico y una sensación general de fatiga. Lo más notable es que varios estudios han demostrado que hasta el 80% de las personas con artritis reumatoide experimentarán fatiga.


Muchas personas describen la fatiga debido a la artritis reumatoide como una sensación similar a la recuperación de la gripe.

Fiebre leve
Una señal temprana de que algo podría estar mal es una fiebre leve inexplicable. La inflamación causada por la artritis reumatoide activa los mecanismos de defensa del cuerpo, lo que puede provocar una fiebre leve y persistente.

Si nota fiebre acompañada de dolor repentino en las articulaciones, es una buena idea hablar con su médico para permitir que la artritis reumatoide sea diagnosticada y tratada lo antes posible.

Pérdida de peso
La pérdida de peso es un síntoma temprano de la artritis reumatoide. Los sentimientos de fatiga y fiebre pueden causar pérdida de apetito; Como resultado, algunas personas pueden caer por debajo de una medida saludable de peso.

Rigidez
La rigidez articular no es necesariamente una señal de que una persona tiene artritis reumatoide, pero es uno de los primeros signos que pueden ayudar a una persona a recibir un diagnóstico temprano.

La rigidez articular tiende a empeorar durante la mañana o después de largos períodos de inactividad. Por lo tanto, es esencial mantenerse activo. El movimiento ayuda a aflojar las articulaciones y los músculos y a menudo es la razón por la cual una persona con artritis reumatoide debería participar en ejercicios regulares suaves.

Ternura conjunta
Las articulaciones que se ven afectadas por la artritis reumatoide a menudo son dolorosas al tacto y parecen sensibles. Es probable que un médico evalúe cómo reacciona un paciente al hincharse y tocar áreas dolorosas porque esta es a menudo una de las formas más obvias de detectar la artritis reumatoide.

Dolor en las articulaciones
El signo más obvio de artritis reumatoide es el dolor dentro de las articulaciones afectadas. Como resultado, un dolor punzante y doloroso que se siente peor después de un período de inactividad afecta a casi todas las personas que sufren de artritis reumatoide.

Inflamación de articulaciones
La artritis reumatoide es causada por la inflamación dentro de las articulaciones, pero a menudo puede ser notable desde una perspectiva externa. Debido a esto, muchas personas pueden detectar signos tempranos de la afección. La hinchazón es más evidente alrededor de las muñecas, los tobillos y los dedos.

Enrojecimiento articular
A menudo, junto con la hinchazón, se encuentra la piel caliente, sensible y enrojecida. Las áreas del cuerpo que parecen inflamadas pueden ser sensibles al tacto y adquirir un color rojo e inflamado.

Calor conjunto
Las articulaciones inflamadas a menudo pueden sentirse calientes al tacto. Esto se debe a que el calor es causado por el sistema inmune del cuerpo al sobrecargarse. Resultando en un aumento de la temperatura corporal, especialmente en las áreas más dolorosas y afectadas.

Entumecimiento y hormigueo
Su médico puede preguntarle si ha sentido entumecimiento u hormigueo en las articulaciones afectadas, ya que esto a menudo puede ayudar a descartar otras afecciones relacionadas con el dolor articular. La artritis reumatoide se destaca de otros tipos de artritis. Por la razón de que a menudo causa una sensación aleatoria de entumecimiento en las áreas afectadas del cuerpo.

Una disminución en el rango de movimiento
Como resultado de la rigidez articular, el movimiento puede sentirse restringido y difícil. Lo más notable es que el dolor es más intenso durante la mañana, o después de estar sentado durante largos períodos de tiempo, es en estos puntos donde el movimiento se sentirá más desafiante.

Articulaciones afectadas en ambos lados
La artritis reumatoide normalmente ocurre en ambos lados del cuerpo. Si bien, al principio, el dolor puede aparecer aislado en una sola muñeca, por ejemplo, es probable que se extienda a la otra muñeca en un corto período de tiempo.

Causas de la artritis reumatoide
El dolor que se siente con la artritis reumatoide es el resultado de la inflamación articular causada por una enfermedad autoinmune. No se comprende exactamente qué desencadena la acción repentina del cuerpo para comenzar a atacarse a sí mismo.

El sistema inmune es casi completamente responsable de proteger su cuerpo de virus y bacterias, pero también puede confundirse, enviando anticuerpos al revestimiento de las articulaciones y atacando el tejido circundante. Esto provoca que la membrana sinovial, la capa de células que cubre las articulaciones, se inflame y duela.

Una de las principales preocupaciones con la artritis reumatoide es que la membrana sinovial libera una sustancia química en respuesta a los anticuerpos. Este químico daña lentamente los huesos, cartílagos, tendones y ligamentos cercanos.

Si la artritis reumatoide no se trata, las articulaciones comienzan a perder forma y alineación. En los casos más graves, las personas notarán un rápido deterioro de sus articulaciones.

La razón exacta de por qué el sistema inmunitario se ataca a sí mismo no se entiende. Sin embargo, hay una serie de factores diferentes y únicos que se cree que aumentan las posibilidades de una persona de desarrollar artritis reumatoide.


Factores de riesgo

Tu sexo

Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar artritis reumatoide. Se teoriza que esto se debe a una diferencia en los niveles hormonales y que los niveles de estrógenos.

Años
Si bien la artritis reumatoide puede sucederle a cualquier edad, es mucho más probable en personas mayores de 60 años.

Historia familiar
Se considera que una persona tiene un mayor riesgo de desarrollar artritis reumatoide si tiene antecedentes familiares de la afección.

De fumar
Los estudios han demostrado que aquellos que optan por fumar tienen un mayor riesgo de desarrollar artritis reumatoide más adelante en la vida. La razón exacta de esto no se comprende completamente y se han planteado preguntas sobre si esto podría estar relacionado más con factores ambientales en lugar de fumar.

Exposiciones ambientales
Los factores ambientales a menudo se tienen en cuenta al considerar el riesgo de una persona de desarrollar artritis reumatoide. Por esa razón, ciertas sustancias químicas, como el asbesto, podrían aumentar las posibilidades de una persona de desarrollar la enfermedad.

Obesidad
Los investigadores creen que el sobrepeso es uno de los factores de riesgo más importantes para la artritis reumatoide. Las mujeres, en particular las mayores de 55 años, con sobrepeso tienen un mayor riesgo de artritis reumatoide.


Beneficios del aceite de CBD para la artritis reumatoide

Usar aceite de CBD para la artritis reumatoide es una excelente manera de controlar el dolor de forma natural. Esto se debe a que el CBD funciona al interactuar con los receptores CB1 y CB2 del cuerpo, lo que ayuda a reducir la inflamación y a regular la forma en que el cuerpo puede lidiar con el dolor.

El sistema endocannabinoide es responsable de controlar muchos de los sistemas dentro del cuerpo, incluido el sistema inmune y los receptores centrales del cuerpo. El CBD ayuda a impulsar el sistema endocannabinoide permitiendo que los receptores CB1 en el cerebro respondan mejor al dolor. Del mismo modo, los receptores CB2 dentro del sistema inmune también pueden beneficiarse del CBD, ayudando a controlar la inflamación.

El principal beneficio de usar CBD para tratar la artritis reumatoide es que, naturalmente, aumenta el nivel de cannabinoides en el cuerpo, lo que permite un mejor manejo del dolor. Como el CBD es más efectivo cuando se usa para controlar sistemas en lugar de como una forma de prevenir la enfermedad.

El CBD ha demostrado ser efectivo para reducir la inflamación dentro del cuerpo. Sin embargo, esto es solo un efecto temporal y, por lo tanto, no puede usarse como una cura natural para la artritis reumatoide.

Hay muchas formas diferentes de consumir CBD, sin que ningún método en particular sea mejor que otro. Sobre todo, al elegir los productos de CBD es importante considerar la mejor manera en que usted personalmente incluirá CBD en su rutina diaria.

 

Cómo usar CBD para la AR

Muchos creen que el CBD solo es realmente efectivo cuando se consume de manera consistente. Debido a esto, es esencial encontrar el producto adecuado.

El aceite de CBD es una opción popular para muchos. Una de las mejores cosas del CBD es que ofrece un control completo tanto en términos de dosis. Los aceites de CBD están ampliamente disponibles en una gama de diferentes concentraciones, que generalmente comienzan con 150 mg por botella y van hasta 5000 mg por botella.

Cuando use aceite de CBD, tiene la libertad de medir la cantidad exacta de aceite que necesita. El aceite de CBD también viene en una amplia gama de sabores, lo que le permite seleccionar aquellos que le gustan.

El aceite de CBD se puede usar en todo tipo de formas únicas e interesantes. Para una solución rápida y directa, coloque unas gotas de aceite debajo de la lengua y permita que se absorba. Para aquellos que se sienten un poco más creativos, puede intentar agregar aceite de CBD a batidos y otras recetas.

Otras formas orales de CBD incluyen cápsulas de CBD, comestibles de CBD y vapes de CBD. Las cápsulas de CBD son una opción increíble para cualquier persona porque son súper rápidas de consumir y son una forma discreta de tomar CBD. Sin embargo, las cápsulas no ofrecen el mismo nivel de control de dosis que encontrará con los aceites de CBD.

Los tópicos de CBD, en particular la crema de CBD, son otra excelente opción para aquellos que sufren de artritis reumatoide. Los tópicos de CBD le permiten apuntar más fácilmente a áreas específicas del cuerpo sin que el CBD afecte al resto de su cuerpo. Los tópicos a menudo también pueden proporcionar un alivio del dolor mucho más rápido.


Reflexiones finales sobre el aceite de CBD para la AR

La idea de usar aceite de CBD para la artritis reumatoide tiene mucho sentido cuando desglosa los principales beneficios del uso de CBD en general. Los dos puntos de venta más importantes del uso de CBD como suplemento natural son su capacidad para reducir la inflamación y controlar el dolor.


Como la artritis reumatoide es causada por un error en el sistema inmunitario que desencadena la inflamación, la capacidad del CBD para reducir la inflamación puede aliviar temporalmente los síntomas.

Igualmente, el CBD ayuda al cuerpo a manejar y regular el dolor, el síntoma más notable e incapacitante de la artritis reumatoide, lo que lo convierte en una forma útil de tratamiento. La investigación sugiere que el CBD se vuelve más efectivo cuando se consume de manera regular.

Lo que no puede hacer el aceite de CBD para la artritis es curar completamente la enfermedad. Puede controlar temporalmente la inflamación y el dolor con CBD, pero estos volverán rápidamente una vez que el CBD abandone el sistema de una persona.

El CBD es una herramienta útil para tratar la artritis reumatoide. Sin embargo, no puede prevenir el daño a largo plazo que muchos medicamentos recetados podrán hacer. Siempre sugerimos consultar a su médico antes de tomar CBD, para que pueda diseñar cuidadosamente un plan de tratamiento adecuado para usted.